#OPINIÓN Gestión Comunal #19Feb

William Amaro | Foto: Archivo IMP |
PROTESTA EN LA FLORENCIO JIMENEZ. COMUNIDADES DEL OESTE SALEN A LA CALLE POR FALTA DE GAS DOMESTICO.24/11/2015. FOTO IVAN PIÑA

Voy a tocar un tema del cual, desde el punto de vista teórico, político o ideológico se muy poco, pero, me preocupa mucho,  por cuanto hoy día en Venezuela, el Estado cubre gran parte de su gestión gubernamental a través de esta figura, obviamente jurídica. He entendido, que la Gestión Comunal va de la mano del eslogan “más poder para el pueblo” y eso, no se ve malo. Pero en la práctica, este fenómeno adquiere características a veces preocupantes y hasta lamentables por cuanto la fluidez de dicha gestión que debería favorecer a la gran mayoría se traba y a veces perjudica a muchos.

Desde el punto de vista conceptual averigüé que la Gestión Comunal se entiende como “Gerencia comunitaria dentro de un ámbito geográfico cuidadosamente delimitado. De índole colectiva”. Dice el concepto oficial que “es el interlocutor entre la comunidad y cualquier instancia de Gobierno Estadal o Nacional”. Fíjense que el concepto es muy claro “es el interlocutor”,  término que indica que es un vocero para activar soluciones y proyectos que beneficien a las comunidades, Pero tácitamente deja muy claro, que no se abroga el derecho de monopolizar las actividades que los ciudadanos de manera independiente puedan hacer para beneficiarse entre sí. Y menos, en tiempos tan difíciles como el que estamos viviendo actualmente en Venezuela.

Lamentablemente, hemos visto que existen razones claras y precisas para que el éxito de este proyecto no se haya consumado en el tiempo. Para que no se cumplan sus nobles objetivos. Y digo nobles, por cuanto la teoría, a mi parecer es buena. Creo que todos deberíamos apostar y colaborar con la operatividad de estos entes comunales y su éxito. Y en la medida que podemos lo hacemos. Pero, la experiencia nos muestra la existencia de muchas situaciones inherentes al funcionamiento de de estas instancias oficiales que son irregulares, no porque la idea sea mala, no, sino más bien por el carácter, el temperamento y la mentalidad de muchos líderes que se encuentran al frente de dichos entes.

No negamos la buena voluntad, el espíritu de colaboración y sacrificio que muchos vecinos involucrados en el proceso hacen por servir en estos organismos comunales. Eso sería ser mezquino, pero también alguno de ellos deben abrir el compás para que en alguna circunstancia los vecinos de manera independiente, si están en capacidad, ayuden y colaboren para beneficiar el colectivo. Ese espíritu de autosuficiencia y a veces hasta de arrogancia de pocos, debe abrirse y dejar fluir la colaboración de otros que quieran participar para que el beneficio a la colectividad se amplíe aunque no formen parte de lo que llaman “estructura”. Hay que recordar que todavía estamos viviendo en democracia, aunque a veces parezca  más bien lo contrario apoyándose en las mismas  leyes.

Yo alabo a Dios por cuanto en la Urbanización donde tengo viviendo 18 años, hay personas sinceras y trabajadoras en los distintos ámbitos. Dedican su tiempo y esfuerzo en Gestión la Comunal para el beneficio de la comunidad. Eso lo he dicho en otros artículos por este medio. Sin embargo, el servicio comunitario no debe asumir características de monopolio. Quien quiera y desee aportar ayuda adicional debe ser considerada y no torpedeada. Porque entiendo siguen una voz de solidaridad que va en paralelo a lo que Dios nos enseña. Saludo con beneplácito los aportes de los amigos Ender Bastidas,  su esposa Arlenis Rodríguez de Bastidas y el Sr. Rigoberto González quienes de manera particular prestan su tiempo y esfuerzo para ayudar y colaborar con sus vecinos.

Hasta la semana próxima Dios mediante por la WEB.  

Próximo Artículo: “Espiritismo y poder político”

William Amaro

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios