Desmembrado por querer tomar el liderato

José Manuel Zaá | Fotos: Ángel Zambrano |
PROSEDIMIENTO DE POLILARA 12122016 FOTO ANGEL ZAMBRANO

Del tronco desprendieron sus brazos, piernas (a la altura de las rodillas) y cabeza; por una gran herida que le provocaron entre el pecho y estómago, sacaron parte de sus órganos; y el cuerpo desmembrado fue dejado, sobre una sábana, en el calabozo 1 de la Comandancia General de la Policía del estado Lara.

La violencia que está apoderada de las improvisadas mazmorras de la Policía Regional cobró, la madrugada de este lunes, su octava víctima fatal del 2016.

El reo asesinado respondía al nombre de Jesús Alexander Millán Mendoza, de 36 años de edad. Este habría sido sorprendido mientras dormía, presuntamente, por mostrar intenciones de hacerse con el control de parte del recinto.

“Manejamos que él intentaba desde ayer (el domingo) asumir las riendas del pabellón 1 que era donde  estaba recluido (…) No somos institución penitenciaria”, declaró el director de Polilara, Luis Rodríguez, quien se quejó por el hacinamiento que presentan en todas las comisarías, el cual supera el 395 % (capacidad de 237 y tienen más de mil detenidos).

Transcendió que el modo de operación del recluso, para apoderarse del espacio, fue tratar de meter psicoterror a sus compañeros diciendo que haría estallar una granada, pero no le “comieron” el cuento.

Se supo que esa fórmula sí habría funcionado meses atrás en el CCP Palavecino, en donde estuvo antes de pasar a la Dirección General.

Millán Mendoza había sido capturado por robo de vehículo el 14 de julio del año en curso, cuando, además, estaba solicitado por su participación en un homicidio.

 

Dos heridos por la riña

Por la misma causa resultaron heridos otros dos reos, quienes están internados en el Hospital Central Antonio María Pineda con múltiples heridas por arma blanca y en delicado estado de salud.

Se sospecha que estas personas actuaban como guardaespaldas de Jesús Alexander y se conoció que pudieron sobrevivir tras refugiarse en una iglesia improvisada que tienen los reclusos.

Estos internos son Yordano Rafael Sánchez Garrido, de 28 años de edad, y Reinaldo Antonio Herrera, de 36 años de edad.

Sánchez Garrido presenta robo al transporte público y evasión del CCP Juan de Villegas I (el 10/11/2015). Fue recapturado el 1º de enero de este año.

Por su parte, Herrera tiene 11 registros policiales y su última aprehensión ocurrió el pasado 22 de abril por robo y porte ilícito de arma de fuego.

 

Sexto preso decapitado en el 2016

Millán Mendoza se convirtió en el sexto privado de libertad de los centros de reclusión larense que es degollado en este 2016, tercer desmembrado.

El primer caso del año de descabezamiento ocurrió el 21 de marzo, en el Centro Socioeducativo Pablo Herrera Campins. La víctima, en este caso, fue un adolescente de 17 años a quien atacaron durante una reyerta para pedir traslados. Se comentó que el menor era señalado como el delator.

La segunda decapitación se practicó, el 12 de abril, a un muchacho de 15 años, quien aparentemente también habría dado información a la directiva de la institución.

Luego, la atroz manera de ejecutar fue replicada en la Comandancia General de Polilara, en donde cortaron las cabezas y partes del cuerpo de Edinson José Chirinos Chirinos (25) y Miguel Ángel Gutiérrez Catarí (20). Estos fueron ultimados el 11 de septiembre y se cree que la orden de los homicidios fue dada por otro preso apodado El Gordo, quien tiene negocios de droga en estos calabozos. Los hoy occisos habría delatado un encargo de estupefacientes y habrían pagado con su vida.

El quinto crimen de este estilo fue en el CCP de Barrio Unión y la víctima se llamaba Carlos Luis Valera Aguilar, quien también intentó asumir el liderato del centro.

 

Fue partícipe de secuestro de una niña en el 2012

El desmembrado fue condenado en el 2010 a cumplir condena en Uribana por robo de vehículo. Estando allá, fue involucrado por las autoridades en un caso que causó revuelo en la entidad: El secuestro de una infanta de 1 año y 8 meses de edad.

Resulta que el hoy occiso habría encomendado a su novia de ese entonces, Yulitza Carolina Perdomo Martínez de 21 años, alias Ploplo,  cuadrar algo de plata fácil, pues él estaba a punto de recobrar la libertad.

Es por ello que la mujer orquestó el secuestro que se cometió el 2 de noviembre del 2012, en el callejón 36, entre carreras 11 y 12 del barrio San Juan, ubicado al oeste de Barquisimeto.

Por la presión policial la niña fue abandonada el domingo 4 de noviembre de ese año, en las inmediaciones del templo católico de Duaca y fue vista por dos feligreses quienes notificaron al párroco la situación, quien sucesivamente reportó el caso a las autoridades.

Por ese caso, se presume que Jesús Alexander no fue imputado, pues recobró su libertad tiempo después.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios