Arquidiocesana: Resucitemos

“Al llegar a la entrada de la población de Naím, se encontró con que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de una viuda, a la que acompañaba una gran muchedumbre. Cuando el Señor la vio, le dijo: No llores… entonces dijo Jesús: Joven yo te lo mando, levántate. Inmediatamente el que había muerto, se levantó y comenzó a hablar.” Esta parte del Evangelio nos narra, este gran acontecimiento. Cristo entiende que el gran misterio de la Resurrección también se refiere a Él, ya que su Padre le ha dado poder sobre la vida y la muerte. Por ello Cristo resucita a varios difuntos, como al hijo de la viuda de Naím (Lc 7,11-17). Insiste en que el Hijo del Hombre debe morir, pero al tercer día resucitará (Mc 9,31). Jesús aparece resucitado, durante 40 días. Los apóstoles lo ven, lo tocan (Jn 20,19) comen con El (Lc. 24,29). El se aparece a los testigos que El ha escogido (Hch10, 41).

Cristo resucita a aquel joven, para enseñarnos el respeto por la vida; esto significa, que no podemos matar la vida humana concebida en el seno de la madre; la vida es sagrada, y por lo tanto el aborto, como control de la natalidad, y como libertinaje, es un crimen; cuántos millones de bebes, se asesinan en el mundo; un mundo que habla de los derechos humanos, pero se calla, no habla muchas veces ante el aborto, se hacen cómplices de esos asesinatos; en cambio la Iglesia Católica, ha levantado siempre su voz, a favor de la vida, de tantos niños no nacidos, y también después de su nacimiento, queriéndolos y protegiéndolos. También debemos defender la vida de los enfermos especiales, y a todos; también debemos defender la vida de los ancianos, es necesario proteger sus derechos, a la alimentación, a la salud, a las medicinas, a la compañía, a una vida y muerte como hijos de Dios.

Por otra parte, debemos recordar las palabras del Señor, todo el que vive y cree en mi no morirá para siempre, y quien cree en mí, aunque haya muerto vivirá; hermanas y hermanos, después de la muerte, existe la vida eterna; la muerte no acaba con el ser humano, sino que si hizo la voluntad de Dios, participará por su misericordia; en una vida feliz, con gozo, sin fin, con Dios, con la Virgen, con los Santos, y con los seres queridos que hayan muerto antes de nosotros, pero que cuidaron el amor al Señor y al prójimo, y pusieron en alto el Santo Temor a Dios.

Por esto procuremos desde las buenas obras, y una fe existencial, vivir la vida eterna desde ya, haciendo la voluntad del Señor, viviendo en su presencia, en su amistad en esa vida nueva; pero además, construyamos la conciencia de lograr por la misericordia divina, obtener la vida eterna, la victoria definitiva, y para siempre. Por lo tanto, oigamos a Cristo que nos dice: Levántate a una vida nueva en la fe, amor y esperanza. Que el Señor nos siga bendiciendo a todos, para que vivamos resucitados.   Que así sea.

Mons. Antonio José López Castillo

Arzobispo de Barquisimeto

Evangelio

Lucas 7,11-17: En aquel tiempo, iba Jesús camino de una ciudad llamada Naín, e iban con él sus discípulos y mucho gentío. Cuando se acercaba a la entrada de la ciudad, resultó que sacaban a enterrar a un muerto, único de su madre, que era viuda. Al verla el Señor, le dijo: «No llores.» Se acercó al ataúd, lo tocó y dijo: «¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!» El muerto se incorporó y empezó a hablar. Todos, daban gloria a Dios, diciendo: «Un gran Profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo.»

Iglesia en marcha

– El Centro de Atención a la Familia – CAF – te invita a que si tienes un conflicto o problema y quieres ser escuchado, llama al 0251-7190050

– Comunidad Alegres en el Señor, te invita al curso de locución, animación y oratoria Inf.: 0251-5114842

– La Renovación Carismática Católica Arquidiócesis de Barquisimeto, te invita al  “Taller de Oratoria y Expresión Corporal”. Inf.: 0424-5784437.

Santo Padre

Esto es lo que piensa el Papa Francisco sobre el bullying

Vaticano, 30 May. 16 / (ACI).- El Papa Francisco expresó su opinión sobre el bullying que sufren en las escuelas niños de todo el mundo, habló sobre las guerras y la necesidad de dialogar para construir un mundo mejor.

…el bulismo es una agresión que esconde una profunda crueldad y el mundo es cruel. El mundo es cruel. Y las guerras son un monumento de crueldad”.

“para construir un mundo nuevo, un mundo mejor hay que desterrar todo tipo de crueldad.”.

El Papa pidió entonces dejar a un lado “el orgullo, la soberbia” “porque el orgullo y la soberbia terminan mal siempre”. “El orgulloso termina mal.

…Nuestro mundo necesita bajar el nivel de agresión. Necesita de ternura. Necesita de mansedumbre, necesita de escuchar, necesita de caminar juntos.”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios