#OPINIÓN Con voz propia: Besouda se fue con manos manchadas #25Jun

“Negligencia y corrupción de la fiscal Fatou Bensouda de la Corte Penal Internacional en el caso Venezuela”, estampó en libro en circulación, el historiador Walter Márquez, quien fue embajador de Hugo Chávez, exparlamentario, presidente de la Fundación El Amparo creada para investigar crimen colectivo de pescadores en la frontera y director general del Comité Internacional contra la Impunidad (Ciciven)

Afirmó que Besouda duró 18 años en ejercicio del cargo: 9 de fiscal adjunta y 9 de fiscal jefe y que desde 2014 recibió 200 denuncias de comisión de crímenes de lesa humanidad.

Nunca dio respuesta clara para apertura de investigación y ahora deja el caso al nuevo fiscal, el británico Karim Khan.

Ella ha sostenido muchas reuniones fuera del ámbito diplomático y jurídico. La realidad demuestra que no ha sido diligente. Demoró 4 años para abrir averiguación preliminar el 8 de febrero 2018.

Por confesión propia dijo conocer 120 denuncias de Venezuela sobre lesa humanidad, pero delegó en nuevo Fiscal.

“Advertimos desde junio de 2017 que ella era una cómplice del régimen, que estaba en alianza con la embajadora de Venezuela en La Haya. Quien escribe indica que dicha funcionaria con ascendencia siria y libanesa, es Haifa El Aissami Madah, hermana del destacado personaje Tareck vicepresidente económico de Venezuela impuesto por Irán como Ministro de PDVSA. Por añadidura, uno de los diez más buscados por la DEA y el testaferro de NM Alex Saab lo trata de primo.

Márquez califica gestión Bensouda de gris, dolosa, negligente, incapaz, corrupta y cómplice de regímenes dictatoriales, al recibir prebendas. Destacó que tenía 5 años de retraso en tomar la decisión de abrir la investigación preliminar contra el narco régimen.

Esperanzador creer importante que el nuevo fiscal se aboque al conocimiento del caso Venezuela. Destacó que es un experto en derecho penal internacional, fue subsecretario General de Naciones Unidas, asesor de la Reina Isabel II y coordinador del Comité que investigó el Estado Islámico (EU).

El embajador de EEUU para Venezuela, James Story, pidió el fin de los crímenes de odio en el país caribeño.

De acuerdo a los juicios emitidos, no era de extrañar que en vez de hacer lo de Poncio Pilato, lavarse las manos, se fue con ellas manchadas por la narcodictadura.

Esos clamores los abriga el representante de Juan Guaidó Presidente (i) ante el CPI: “Al final estos toreros del régimen no saben cambiar de capote y quedan al descubierto”.

No olvidar que este proceso ante la CPI es realizada por las acusaciones de la ONU, a través de la Alta Comisionada de DDHH, la cual es fortalecida por la OEA, EEUU, Amnistía Internacional, entre otros factores.

Ilusorio fue creer en la acción de la Besouda que cuando fue fiscal en Gambia, participó en la represión contra presos políticos. También estuvo involucrada en el cobro de dinero en un banco de Dubai,

Diciembre pasado, la fiscal Fatou Bensouda determinó en su informe anual que en efecto “existen fundamentos razonables para creer que se cometieron crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

Se evidencia que no estamos en caso inédito, como tampoco las trampas en la CIP. Un Judas Iscariote antecedió al que aparentaba de apóstol de la Oposición al narco: Herman Escarrá. Fue este el primero en recurrir por Herman Escarrá Venezuela en la CPI. Lo hizo contra el ahora amado y adorado eterno comandante Hugo Chávez, el 18 dic. 2008.

Diego Arria, expresidente del Consejo de Seguridad de la ONU, destacó: «Si el proceso avanza, el caso Venezuela se convertirá en precedente muy importante para gobernantes de otros países”

Para el acusador Márquez salida de Bensouda cierra ciclo de corrupción y negligencia en la CPI.

AL MARGEN: Se siente pena por comunicadores que llaman de derecha, a quienes fueron admirados valores de izquierda. Todo para fortalecerse como camaradas, aunque cambiaron al Pcv por Psuv.

Alberto Jordán Hernández

[email protected]