Frente Amplio Venezuela Libre propone se consulte convocatoria a paro nacional

Juan Diego Vílchez Valbuena @jdvilchez | Foto: Archivo |

Diversas organizaciones no gubernamentales que integran el Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL), solicitan a los diferentes actores políticos del país que consulten si el paro nacional es la medida idónea para hacerle presión al gobierno de Nicolás Maduro.

A través de un comunicado, invitaron a “los diferentes sectores, gremios, movimientos, organizaciones y ciudadanos del país a manifestar, mediante una consulta, su posición relacionada con la posible convocatoria a un paro definido y/o huelga general. Esta consulta es sin duda una iniciativa inédita, válida, loable. Celebramos que a este sector de la dirigencia opositora le interese escuchar al pueblo venezolano, oír lo que quiere decir y valorar su testimonio. Lamentamos que la consulta esté circunscrita a un solo mecanismo de lucha y que no contemple explorar el variado repertorio de posibilidades para la expresión del descontento y la indignación popular”.

Aseguran en el texto que la consulta permitiría conocer otras aristas de la crisis humanitaria por la cual atraviesa Venezuela y las mejore medidas para salir de ella. Además de conocer cada una de la propuestas de los diferentes actores sociales y políticos que hacen vida en el país.

“La oportunidad era propicia para indagar sobre las diversas propuestas
estratégicas en una consulta amplia e inclusiva, que a la vez favoreciera el
acercamiento entre los diversos actores políticos y sociales. Así podría haber
explorado cómo quiere expresar el país su descontento y cómo pretende luchar
por sus derechos democráticos en tiempos de desaliento y de una profunda crisis
social y económica”.

A continuación parte del comunicado:

Creemos que es necesario reflexionar y analizar si el paro o huelga convocados son los instrumentos más apropiados, conociendo la respuesta que el gobierno ha dado a convocatorias similares en el pasado, y las consecuencias que sobre las dificilísimas condiciones de vida, a las que está sometida la población, suele tener. Como lo sabemos, en convocatorias a paro recientes, se imposibilitó el acceso al trabajo de miles de venezolanos que viven al día, dificultando la libre movilización de las personas, dificultando su desplazamiento a los centros de salud para que
sean atendidas las emergencias médicas, entre muchas otras consecuencias negativas, agravando las condiciones, ya de por sí miserables, en las que vive la mayoría de los venezolanos.
Consideramos también que habría que analizar que convocar un paro y/o huelga de manera extemporánea podría, paradójicamente, servir la mesa para que el gobierno traslade la responsabilidad de la crisis a los actores involucrados, con lo cual, en vez de poner en evidencia su responsabilidad en la tragedia humanitaria que vivimos, podría desplazarla y ayudar a victimizar al gobierno responsable de esta profunda crisis histórica.
Reconocemos que un paro y/o huelga son legítimos instrumentos de protesta, a los cuales la sociedad acude cuando, idealmente, toda ella se une en un solo bloque coordinado y cohesionado alrededor de un único objetivo. La articulación social, con miras a una “unidad superior”, está en plena gestación y desarrollo,  aún falta consolidarla, por lo que hay que trabajar arduamente en ello. Por tanto, antes de convocar a un paro o huelga a nivel nacional, creemos necesario
continuar acompañando a todos y a cada uno de los sectores de la sociedad, de manera organizada y pacífica, en la defensa articulada de nuestros derechos fundamentales –económicos, sociales, culturales, civiles y políticos-, para que día a día se fortalezca más y más el tejido social, logrando la unión de todos los venezolanos que creemos en la democracia.
Consideramos, en concreto, que los esfuerzos deberían estar dirigidos a escuchar, acompañar y apoyar al ciudadano en sus demandas, a canalizar el descontento popular, a fortalecer la organización de los trabajadores, a propiciar la articulación y la UNIÓN de los diversos actores dirigidos a lograr la construcción de un Acuerdo Nacional, el cual no puede edificarse sobre la base de la visión de ningún grupo de actores políticos y/o sociales que aspire a que el resto de la
sociedad sencillamente lo secunde. Este Acuerdo Nacional debe conducir al país hacia una transición democrática y, por tanto, a la posibilidad de una vida digna y plena para todos los venezolanos, guiado por un proceso de diálogo abierto e inclusivo, que sume la mayor cantidad de voces, talentos y fuerzas democráticas. El país así lo reclama. Hacemos un llamado a todos los actores sociales y políticos a comunicarle al país sus diferentes visiones estratégicas para la consecución de este objetivo común, en ocasión de manifestarse en torno a la consulta que ha planteado el FAVL, la cual podría ser el inicio de un gran diálogo nacional.
PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios