Parques desprotegidos contra incendios forestales

Prensa Unidad / Foto: Archivo |

En 2014 el gobierno anunció un presupuesto de US$ 15.4 millones para la compra de equipos para guardabosques y bomberos forestales; sin embargo, “pocas veces hemos estado tan desprotegidos desde el punto de vista de la capacidad para combatir” los incendios forestales, aseguró Edgar Yerena, profesor del Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad Simón Bolívar (USB).

El experto comentó que los incendios que se han registrado en los últimos días en parques nacionales como la Sierra de Perijá (Zulia), Los Chorros de Milla (Mérida) y el Henri Pittier (Aragua) son frecuentes en esta época del año, y más en este momento en que la sequía es mayor a la de años anteriores.

“La actual no es la peor temporada de incendios que hayamos tenido en Venezuela. Pero pocas veces hemos estado tan desprotegidos desde el punto de vista de la capacidad para combatirlos”, aseguró.

“Los incendios son provocados por el hombre, algunos de manera accidental, pero en todos está metida su mano. Siendo así, el Estado tiene el deber de prevenirlos y eso lo logra a punta de vigilancia y teniendo los equipos necesarios para poder detectarlos y atacarlos rápidamente. Pero con la eliminación del ministerio del Ambiente todos esos sistemas fueron desmantelados”, indicó.

“Esencialmente, el único organismo que está apagando los incendios forestales en el país es defensa o protección civil, y eso en algunos estados y municipios porque no todos cuentan con brigadas especiales para esta tarea”, prosiguió.

Trabajan con las uñas

En septiembre de 2014, Elías Jaua, entonces vicepresidente para el Desarrollo Territorial y ministro para Comunas y Movimientos Sociales, informó que el presupuesto para el sistema nacional de parques y monumentos nacionales incluía una partida en bolívares, por 510 millones, y otra en dólares, por 15.4 millones.

Con esta última se comprarían 150 kits de herramientas, 450 uniformes, 113 vehículos 4X4 más otros 8 de emergencia, 25 cisternas, 237 motos, 26 embarcaciones y un helicóptero para guardabosques y bomberos forestales.

“La información que tengo de personas que trabajan en instituciones del gobierno es que ese presupuesto no se ha ejecutado. Y si se utilizó, no se ve en qué, pues no se aprecia su impacto en mejoras en los sistemas de protección contra incendios”, comentó Yerena.

“Los voluntarios (o combatientes, como también los llaman) son como soldados que van a una batalla, pero deben hacerlo bajo el comando de un general que es el que sabe cómo se va a plantear la estrategia de ataque del incendio. Eso también está faltando”, refirió.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios