El Rincón de los Miércoles 27-09-2017

El beisbol siempre ha sido el entretenimiento favorito de los venezolanos. llama la atención esta preferencia si se toma en cuenta que es el fútbol el más universal de los deportes. Como muchos se preguntan el por qué, se me ocurre pensar en la gran influencia dr países cercanos – Estados Unidos,. República Dominicana, Puerto Rico, Cuba y hasta Colombia, en menor proporción, los que animaron a los venezolanos a jugar beisbol.

En tanto, el balompié, de origen europeo – muchos atribuyen a los ingleses haberlo creadollega a nuestro país impulsado por la migrantes de ese continente. Su práctica se hace puertas adentros, especialmente de hombres nostálgicos acostumbrados a ir al estadio los domingos a compartir emociones y rivalidades que no encontraron aquí.

El beisbol es y sigue siendo menos accesible económicamente aunque más complicado para entenderlo a causa de las reglas del juego obligadas a cumplir. El fútbol a diferencia no tiene muchas y se puede desarrollar con menos ropaje y apenas uno o dos en las llamadas caimaneras y hasta en los campos donde se juega profesionalmente.

Por una curiosa costumbre las pelotas de beisbol que salen del campo no regresan nunca y quedan como recuerdos para los aficionados a los que favorece la suerte. En el fútbol el balón siempre es devuelto a sus legítimos dueños. Por otra parte los uniformes tienen una gran diferencia en los precios, favoreciendo sin duda a los futbolistas a la hora de pagarlos. Por otra parte el deporte de las cuatro esquinas tuvo la gran suerte de contar con muchos fanáticos convertidos en comunicadores, narradores y comentaristas encargados de divulgar las particularidades de un juego de nueve episodios oficiales que puede alargarse si no hay un resultado durante ese tiempo.

II

El fútbol como es de suponer no contó con esa valiosa ayuda y fue quedándose en los campos de los colegios religiosos o clubes de colonias extranjeras mientras el beisbol ampliaba su cobertura en los barrios populares formando a prometedores talentos ávidos de llegar a ser las grandes estrellas del espectáculo, como está sucediendo ahora mismo con decenas de jóvenes militando en los equipos de las Grandes Ligas. Los astronómicos salarios que reciben le permiten una vida confortable para el resto de sus vidas. En ese sentido l fútbol venezolano es ahora cuando comienza a formar parte de la élite exportando jugadores a otros países obteniendo importantes cifras de equipos de primera división. Sin embargo, localmente no tienen esa fuerza de convocatoria para los estadios a pesar de la incorporación de miles de jóvenes que militan en equipos de todas las categorías. Los aficionados criollos solo se sienten seducidos cuando juega la vinotinto. Los parques entonces lucen sus mejores galas con 20,30 y hasta 40 mil personas en las tribunas en lo que puede considerarse la gran fiesta del fútbol. Los sostenedores de los clubes profesionales dicen que no tienen suficientes ingresos para mejorar sus elencos con grandes figuras y menos ahora cuando la situación económica del país no lo permite.

Tampoco pueden recurrir a los derechos de radio y televisión ni a grandes patrocinantes por los mismos motivos.

III

Ahora mismo el beisbol intenta sobrevivir al huracán económico con la ayuda del Estado que aporta dólares para salvar el espectáculo. Los costos se han elevado al cielo. Ya no es posible atraer a los fanáticos con los precios de la boletería y menos llenar todos los espacios publicitarios en las transmisiones de la radio y la televisión para cubrir todos los gastos de las operaciones. El número de anunciantes ha disminuido como consecuencia de la grave crisis económica que padecemos – me asegura una persona muy vinculada con los equipos- Pero aquí estamos todos, dispuestos a seguir ofreciéndole a la gente el beisbol profesional- “Si no ganamos dinero como antes, al menos deseamos no tener pérdidas importantes que nos obliguen a desertar”- explican. Ya estamos casi en octubre y en las grandes ligas se llega a la pretemporada. En nuestros países las puertas de los estadios se abren para recibir a quienes formarán parte de los equipos que se disputarán la copa que lleva este año el nombre de Rubén Mijares, un periodista de mucha casta beisbolera que nos ha acompañado en Venezuela, especialmente en el Estado Lara, durante varias temporadas . Miembro del Salón de la Fama del beisbol, Rubén ha sido el gran maestro donde se han apoyados los heraldos de hoy que cuentan las historias de la pelota- Hoy su salud es precaria y juega los últimos episodios de su vida.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios