Notas Pastorales -Décimo Quinto Domingo del Tiempo Ordinario/C

“Sensibilidad Humana”

Pero un samaritano que iba de viaje, al verlo, se compadeció de él y le curó sus heridas –
Nuestro Señor, haciendo gala de su sabiduría, nos enseña con una pedagogía exquisita, lo que significa en hechos, la sensibilidad humana.

Jesús comienza indicando como, de mil maneras podemos ser insensibles al dolor ajeno.
Existen tantas excusas, desde “no tengo tiempo”, “eso no es un problema mío” hasta “es una cuestión de los gobiernos o de los políticos”.

En efecto, la sensibilidad humana, se puede hasta enseñar en las universidades y colegios, pero no practicarse. Es más, podemos predicarla en todas las religiones, y a veces en algunas no vivirla.

Es muy grave cuando ya no nos estremece un niño enfermo y sin recursos, o ver a un anciano desvalido, o llegar a burlarse de un ser humano enfermo mental. Es doloroso cuando ya se es indiferente a que la gente tenga trabajo o no, tenga educación o no, tenga un techo digno o no.

Es triste cuando se oye decir ellos son pobres, y por lo tanto no sufren, ya están acostumbrados, no importa que vivan en ranchos, no importa que no tengan transporte, ya que ellos no se dan cuenta, nosotros sí, porque somos de otra clase social.

Es lamentable cuando se oye decir, bueno, qué importa que se destruya un hogar, total no es el primero; o mató a alguien, o robó, bueno no es el primero, ni tampoco será el último.

En cambio, el Divino Maestro nos pone un ejemplo de alguien que cae herido, por un atraco, y es dejado medio muerto, y el único que se le acerca es un hombre que no es de su mismo pueblo, más bien alejado, por razones políticas y religiosas. No obstante, él pasa por encima de los prejuicios y se baja de la cabalgadura, personalmente le atiende, lo cura, le salva la vida, lo pone en un lugar seguro, lo apoya materialmente, pero sobre todo lo atiende afectiva y humanamente.

No habla, no promete, si no que hace, ejecuta, manifiesta en obras su fe, su amor al prójimo, su caridad, su fraternidad.

En una palabra, este es un hombre bueno, cargado de sensibilidad humana.

Él sí sintió el dolor ajeno. A él sí le preocupó el sufrimiento de su hermano, como ser humano.

Ojalá que también nosotros sigamos ese ejemplo, y desde la fe, siempre tengamos con buenas obras una gran sensibilidad humana y social.

Mons. Antonio José López Castillo
Arzobispo de Barquisimeto

La misión del cristiano es testimoniar con alegría y humildad el Evangelio

VATICANO, 03 Jul. 16 / ACI.- El Papa aseguró que “la del cristiano en el mundo es una misión estupenda y destinada a todos” y “ninguno está excluido; ella requiere mucha generosidad y sobre todo la mirada y el corazón dirigida a lo alto para invocar la ayuda del Señor”. “Hay mucha necesidad de cristianos que testimonien con alegría el Evangelio cada día”.

…“estamos llamados a aprender cada vez más el arte de estar alegres, no por motivos humanos, sino por la certeza de que ‘nuestros nombres están escritos en el cielo, es decir, que estamos predestinados a ser impregnados del amor de Jesús, ya en esta tierra, y sobre todo en la otra vida”.

Francisco pidió invocar a Dios “el Señor de la mies, para que mande obreros a su mies”. “Los ‘obreros’ de los que habla Jesús son los misioneros del Reino de Dios, que Él mismo llamaba y enviaba de dos en dos a cada ciudad”. … “anunciar un mensaje de salvación para todos diciendo ‘está cerca el Reino de Dios’”.

“Los misioneros anuncian siempre un mensaje de salvación a todos. No solo los misioneros que van lejos, también nosotros, misioneros cristianos, decimos una buena palabra de salvación. Este es el don que nos da Jesús con el Espíritu Santo.

“Jesús ha ‘acercado’ a Dios a nosotros; en Jesús Dios reina en medio de nosotros, su amor misericordioso vence del pecado y la miseria humana”

Francisco afirmó que “esta es la Buena Noticia que los ‘obreros’ deben llevar a todos: un mensaje de esperanza y de consuelo, de paz y de caridad”.

“El Reino de Dios se construye día a día y ofrece ya en esta tierra sus frutos de conversión, de purificación, de amor y de consuelo entre los hombres”.

…“todos los bautizados sean testimonios de Cristo, constructores de comunidades cristianas ricas de fe y caridad, renovadoras del mundo según el Evangelio”.

Iglesia en Marcha

– El Centro de Atención a la Familia -CAF- te invita a que si tienes un conflicto o problema y quieres ser escuchado, llama al 0251-7190050

– Comunidad Alegres en el Señor, te invita a disfrutar tus vacaciones en el colegio San Pedro de 9am a 11am, con sábados deportivos para niños y niñas de 7 a 15 años y al taller de manualidades para niñas de 8 a 14 años. Inf.: 0251-5114842

Evangelio

Lucas (10,25-37):

En aquel tiempo, se presentó un maestro de la Ley y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?»

Él le dijo: «¿Qué está escrito en la Ley? Él contestó: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo.»

Él le dijo: «Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida.» Pero el maestro de la Ley, preguntó a Jesús: «¿Y quién es mi prójimo?» Jesús dijo: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo golpearon y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él, y, al verlo, se le acercó, le vendó las heridas, y montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo: “Cuida de él, y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta.” ¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos?» Él contestó: «El que practicó la misericordia con él.» Díjole Jesús: «Anda, haz tú lo mismo.» Palabra del Señor.

Gloria a Tí, Señor Jesús.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios